Veinte trucos que emplean los restaurantes para que gastemos más

Te sientas a la mesa junto a un lienzo rojo, bebes una copa de vino, te traen la carta y no sabes por qué los ojos se te van al plato más caro. Lo pides. ¿Una ensalada? ¿Alcachofas? "Sí, claro, por supuesto". La cubertería del restaurante pesa un quintal y la presentación de la carne merece un par de fotos en Instagram. "Qué simpático el camarero, me lo llevaría a casa…" Suena música clásica y no descartas el cóctel, que te sirven en un estilizado vaso curvo. "Póngame otro, por favor. ¿Cómo lo bebí tan rápido?" En el momento de la cuenta, la cifra es desorbitada, pero eres tan feliz que no te importa lo más mínimo. ¿Qué diantres ha pasado?

Seguir leyendo.

Original Article