Así recoge muestras la sonda espacial Hayabusa 2, una misión de alto riesgo

La JAXA, la Agencia Espacial Japonesa, ha vuelto a poner su ''bandera'' en el asteroide Ryugu. Y es que, la sonda robótica Hayabusa 2 ha conseguido ''aterrizar'', por segunda vez, en uno de los asteroides que pueden darnos pistas sobre el origen del universo.

El robot sonda Hayabusa 2 (que, como todo lo que hacen los japoneses, tiene un nombre de lo más atractivo) tiene la misión de recoger muestras de Ryugu, un pequeño asteroide que, debido a su composición, puede darnos pistas sobre cómo se creó el universo o, al menos, nuestro sistema solar.

Hace unos meses os mostramos cómo la sonda aterrizaba en el asteroide para recoger rocas de la superficie, un logro para la exploración espacial. No contentos con ello, los japoneses han vuelto a ''posar'' durante un instante la Hayabusa 2 en el asteroide, aunque esta vez ha sido algo diferente.

Como podéis ver en el vídeo sobre estas líneas, el fragmento que se ha compartido del rebote de la sonda con el asteroide es muy similar al que vimos hace unos meses. El objetivo es el mismo, levantar rocas y que estas entren en los conductos de recolección de la sonda.

Sin embargo, no son los mismos fragmentos que la vez anterior. Y es que, tras el primer contacto, la sonda disparó un proyectil de cobre de 2,5 kilogramos llamado ''Small Carry-On Impactor''. Con esto, crearon un pequeño cráter para exponer las rocas que están bajo la superficie de Ryugu, y con el nuevo acercamiento, son esas rocas las que se han recogido.

Es decir, si ya es difícil aterrizar en un asteroide de menos de 900 metros de ancho que viaja a toda velocidad a 300 millones de kilómetros de la Tierra, imaginad la proeza al hacer que Hayabusa aterrice justo donde creó el cráter.

Tren, avión o crucero, ¿sabes cuánto contamina cada uno?

El vídeo, como el primero, ha sido capturado con la cámara CAM-H, una pequeña cámara de fotos que ha sido financiada con donaciones de contribuyentes. Además, las imágenes están aceleradas a una velocidad 10x.

Ahora bien, ¿la misión ha sido un éxito? No se sabrá… hasta que la Hayabusa 2 regrese a la Tierra en algún momento de 2020. Y es que, como decimos, la sonda no tiene un método de recolección activo de elementos, por lo que todo se basa en la esperanza.

Esperanza de que alguno de los fragmentos que eleva al realizar el contacto con el asteroide se introduzca en alguno de los colectores que tiene la sonda. Está claro que llegar y aterrizar en Ryugu ya es un logro, pero no se sabrá si la misión ha sido un éxito hasta dentro de unos meses.

Solo queda esperar.

Original Article