0

First dates

En la penúltima noche de la semana en «First Dates» estrenaron la velada Tami y Mica, dos jóvenes argentinas amigas del alma que viven en Ibiza. Ambas, cansadas de su soledad, decidieron ir juntas al programa de Carlos Sobera para encontrar el amor. Mica, de 24 años, se definió como una persona «romántica, pero libre al mismo tiempo» y confesó que le gustaban «los chicos fitness, que coman bien y se cuiden». Tami dijo que sus gustos en cuanto a hombres era muy diferente, por lo que no suelen disputarse a los chicos.

Para cenar con una de ellas, aún sin saber con cuál, llegó Nello, un italiano de 32 años que vive y trabaja en Ibiza como promotor. «Mi vida va al revés», dijo en su presentación, «yo en Italia era abogado y tenía mi diploma. Cuando tenía que empezar a trabajar pensé en irme a Ibiza porque yo siempre he sido de vacaciones. Mi familia pensaba que era normal, y de pronto cambió mi vida». En el confesionario del italiano contó que de las dos le gustaba Mica, por ser rubia, pero los planes de «First Dates» eran muy diferentes.

Y es que la pareja de Mica iba a ser Alex, un agente inmobiliario ibicenco de 40 años de talante romántico: «He venido aquí porque la noche y las redes sociales no son lo mismo. Quiero hablar cara a cara con alguien». A Alex le entró por los ojos Mica nada más verla, y se sintió satisfecho cuando supo que iba a sentarse a cenar con ella.

En la otra mesa, la de Nello y Tami, las cosas no empezaron con buen pie. Tami dijo en el confesionario que a ella no le gustaban los rubios y Nello lo era, pero pese a ello estaba dispuesta a darle una oportunidad en la cita. El italiano demostró ser una persona agradable y cercana, algo que le gustó a Tami. Durante la conversación fueron abriéndose y resultó que tenían muchas cosas en común.

Nello le preguntó por sus experiencias sexuales con personas de su mismo sexo. Tami, aunque avergonzada, acabó reconociendo que en alguna ocasión había estado con chicas, pero que lo que realmente le gustaban eran los hombres. «Yo siempre he pensado que me gustaban más los chicos», confesó el italiano, «pero me di un beso con uno y no me gustó. Mi madre me dice mucho que parezco maricón». La cena tocó a su fin y parecía claro que iban a darse una segunda oportunidad, pero él dijo que le había faltado «la sensación de calor» y cada uno se marchó por su lado.

Las cosas transcurrieron de forma parecida en la mesa de Mica y Alex. Empezaron hablando de su pasión por Ibiza y el estilo de vida hedonista de la isla, las discotecas y restaurantes que frecuentan…«Cuando dices que eres de Ibiza la gente te ve de otra manera, como alguien que solo piensa en la fiesta y en ir de flor en flor y que no quiere formar una familia», se lamentó él. Conforme la cena iba avanzando él estaba más y más prendado de ella, sobre todo cuando le dijo que tocaba el piano.

Casi al final él se fue al baño para llamar por teléfono a un amigo suyo para hablar de los pechos de Mica: «Los más grandes y bonitos que hayas visto en tu vida». Todo indicaba que esta pareja iba a acabar mejor que la primera, pero todo se echó a perder cuando Alex le contó lo mucho que le gustaba dominar, en la cama y en la vida en general. «Me asustó eso de que fueses dominante», le dijo la argentina en el momento del desenlance, «pero tuvimos mucha vibra y creo que eres una persona excelente».Original Article


Like it? Share with your friends!

0
admin

0 Comments