0

El hormiguero 3.0

Este miércoles «El Hormiguero» cerró la semana invitando a uno de los actores españoles más importantes, Antonio Banderas, quien presentó su nueva película «Dolor y Gloria». Se trata del nuevo trabajo de Pedro Almodóvar, que se estrena en cines el próximo 22 de marzo. En la cinta el actor malagueño da vida a Salvador Mallo, el alter ego del director manchego. La historia narra una serie de reencuentros del protagonista, un director de cine en su ocaso. «Dolor y Gloria» es la octava película en la que Banderas y Almodóvar trabajan juntos.

«Estoy cansado», contó el actor nada más entrar en plató, «pero es mi estado natural. Ayer me acostó a las cinco y media de la madrugada, algo que no hacía desde hace muchos años, y al acabar el programa tengo un avión a Los Ángeles para ir a rodar». Pablo Motos le felicitó por la película: «Es preciosa y valiente. ¿Dirías que Almodóvar se ha desnudado como nunca antes».

Banderas respondió que «posiblemente sí, y rodando nunca vi a un Almodóvar tan feliz. Su felicidad es distinta a la de los años 80, con esta película se ha sacado un montón de cosas del pecho y se ha reconciliado con su pasado, con sus actores, sus amores y con la gloria». El actor reconoció también que «es complicado, siendo actor, ser objetivo con la película en la que sales. Es como cuando te hacen una foto y no te gusta cómo sales, pero amplificado por un millón».

El invitado le confesó a Motos que «no sé juzgarme a mí mismo. Hace poco encontré en la televisión una película mía de hace 25 años y para mí es más un diario que una película. Estaba acordándome de lo que paso en tal escena, si tenía frío o calor, que pasó luego con ese actor…». Contó también Banderas que Almodóvar «es un director duro, pero de una dureza positiva si eres capaz de relajarte. No le gusta que llegues con tics o manierismos que traigas de antes, él te quita todo eso. Si te relajas y te dejas ir no es tan complicado».

No obstante, el rodaje de «Dolor y gloria» ha ido «muy bien, no discutimos y fue idílico lo que pasó en el rodaje. Lo hemos pasado muy bien y ha sido muy emocionate. Para mí es emocionante trabajar con una persona a la que admiro y respeto desde hace cuarenta años. Es increíble que con 70 años sea tan joven y capaz de hacer esta película».

El presentador estuvo de acuerdo con él, y le dijo que en la película estaba «para un Óscar, y ojalá te lo den». Banderas se tomó el cumplido bromeando: «Tú deberías ser el crítico del "New York Times"». Motos contó que la película «me ha dejado muy tocado y lloré bastante porque la madre me recordaba a mi madre, que murió hace cuatro meses. Pero además porque vi la bomba de relojería que es el paso del tiempo».

«Muchas de las historias que salen en la película son de verdad de Almodóvar», contó Banderas, «por ejemplo todo lo de los dolores, la fotofobia, el dolor de espalda, las migrañas…». Y Motos quiso lanzarle la «pregunta morbosa»: «¿Es cierto que tomó o toma heroína?». Banderas lo negó y contó una anécdota sobre el director: «Él me decía que tenía que estar muy colocado, pero sin que se me notase».

Ya para cerrar la entrevista Motos tanteó a su invitado para ver si quería hablar sobre política. «Me han preguntado mucho sobre política, y como estamos en campaña electoral cualquier comentario mínimo te convierte en sospechoso. Yo respeto mucho la política, pero es la prioridad 150 en mi vida. No entiendo por qué los políticos son las vedettes de nuestor día a día y estamos constantemente hablando de ellos». Y, para ilustrar su pensamiento, habló de un pasaje de un libro de José Saramago en el que los políticos, enfadados porque nadie los votase, se marchan de la ciudad: «Los políticos se van y la gente vive de puta madre».Original Article


Like it? Share with your friends!

0
admin

0 Comments