0

«La cultura es la farmacia del alma». Basándose en esta premisa, el Hospital Vall d’Hebron de Barcelona y el Museu Nacional d’Art de Catalunya (MNAC) se han unido para impulsar una terapia pionera que consiste en tratar a través del arte a mujeres que sufren estrés postraumático.

Se trata de la primera experiencia de estas características que persigue evidenciar, desde el punto de vista científico, la «acción terapéutica» del arte. «Se trata de demostrar algo que ya sabemos, que la expresión artística puede ser un tratamiento coadyuvante en determinados cuadros clínicos», según indicó ayer durante la presentación del proyecto la consejera de cultura Laura Borràs.

La iniciativa arrancará a finales del próximo abril con diez sesiones de dos horas cada una, y en él participarán una treintena de mujeres, en su mayoría inmigrantes, que sufren estrés por algún trauma sufrido durante su vida. Quince de las participantes recibirán la terapia tradicional en el ámbito hospitalario y las otras quince se acercarán al MNAC para recibir el tratamiento a través del diálogo con las obras de arte.

Diálogo con las obras
Según explicó el jefe del servicio de Psiquiatría del centro, Josep Antoni Ramos-Quiroga, las primera sesiones serán de acogida, otras para que afloren los sentimientos inconscientes y el relato sobre el trauma pueda ser más claro, a la vez que permita una «interconexión social entre ellas».

«Durante las sesiones, las pacientes estarán acompañadas de terapéutas del centro y guías del museo. La idea es que a través de la obra de arte y del diálogo que establezcan con ella puedan afrontar sus problemas y mejorar la interrelación con el grupo», precisan portavoces del proyecto.

Ramos-Quiroga avanzó que después de incidir en estas pacientes, el hospital está interesado en ampliar la terapia al autismo, el TDAH y los niños con síndrome alcohólico fetal. El gerente de Vall d’Hebron, Vicenç Martínez, avanzó que habrá un Espacio MNAC dentro del hospital para que familiares y enfermos puedan «relajarse» de la mano del arte.

Nancy, una de las pacientes que se tratarán, que sufre depresión desde la muerte de su madre, se mostró ilusionada con la nueva terapia. «Verbalizar las cosas siempre ayuda. Me apetece probar la experiencia», indicó a ABC la boliviana.Original Article


Like it? Share with your friends!

0
admin

0 Comments