0

Andrew Jackson (1767-1845) está considerado como el primer populista en la Casa Blanca. Cuando alguien se lo dijo a Trump, éste decidió colgar en el Despacho Oval un retrato de su predecesor más mercurial y pendenciero en busca de inspiración. Como explica la historiadora Jill Lepore en su reciente libro «These Truths», el populismo es una pelea sobre el pueblo pero en el fondo es una pelea sobre números.

Jackson fue el primer político de EE.UU. que hizo activamente campaña, el primero que apareció en insignias y en encuestas manipuladas, el primer candidato elegido por una convención nacional de su partido y el primero en revitalizar la democracia en América gracias al abandono del voto censitario. Además fue el primero en producir una hagiografía para ganar unas elecciones presidenciales.

Cuando compitió contra John Quincy Adams, un rival mucho más intelectual y dinástico, Jackson decidió transformar sus carencias (educación, experiencia política, conexiones e incluso sensatez) en fortalezas. Se presentaría como un hombre de acción, un heroico militar que hizo carrera desde cero, un hombre del pueblo y para el pueblo. Aunque para ello necesitaba que alguien contase la más favorable versión de su vida.

En previsión de su salto a la política contrató a un historiador sureño, David Ramsay, para que escribiera su biografía. Aunque el reputado escritor no pudo ni empezar porque un sastre enloquecido le disparó por la espalda en Charleston. No proclive a darse por vencido, Jackson contrató a un antiguo asistente militar, John Reid, que tan solo pudo redactar cuatro capítulos antes de morir de forma inesperada.

«Este libro debe terminarse» ordenó Jackson a otro ayudante de campo llamado John Eaton, que fue generosamente recompensado entre otras cosas con un escaño en el Senado. En 1824, cuando llegó el momento en el que su patrón se postuló a presidente, Eaton hizo una profunda revisión del libro en el que «Old Hickory» pasó de inculto a autodidacta, de imprudente a intrépido, dejando de ser maleducado para convertirse en un hombre hecho a sí mismo.Original Article


Like it? Share with your friends!

0
admin

0 Comments